El crooner, como se define musicalmente, es dueño de un gran carisma y despliegue en el escenario, y es por eso que logra cautivar al público en cada presentación. Promete un mágica noche interpretando canciones de jazz, melódicas, pop y swing.

Al mejor estilo de los máximos exponentes del género, Ramiro, impone su estilo propio a cada canción que interpreta. «A la hora de armar el repertorio me inspiro en célebres crooners de habla inglesa y española, como Frank Sinatra, Tony Bennet, Bing Crosby, Dean Martin, Luis Miguel y Michael Bublé, entre otros”, destaca el cantante.

En plena pandemia, Tejada se dio el gusto de cantar junto a una decena de artistas en Fort Lauderdale, un evento organizado por el showman Chris Auture, vía streaming. Además, fue invitado a participar de importantes medios de comunicación de Estado Unidos y Australia. Actualmente está sacando nuevas canciones en el estudio de grabación.

 

El crooner es un término norteamericano, con el que se denomina a una rama de cantantes de orquesta tipo big band de los años 20, con los músicos detrás del cantante. Es una propuesta artística que tiene mucho de estilo jazzístico, de swing, pop tradicional romántico o las baladas.

Es que el crooner rosarino, está convencido qué para alcanzar el éxito, no solo hay que tener una cuota de suerte, sino estar en el lugar y en el instante adecuado. Por eso, aunque “Dios está en todas partes, pero atiende en Buenos Aires”, Tejada no abandona su “Chicago Argentina” (apodo con la que se conoció a su ciudad natal, en otro siglo), pero va edificando su carrera en territorio porteño.

Reservas a los teléfonos: 341 3646528 – 341 3770999
Sábado 26 de febrero a las 21:00 hs.
Café de la Ópera – Laprida y Mendoza

Ramiro Tejada es oriundo de Rosario, y tiene la cualidad de interpretar temas de jazz y swing, hasta baladas y pop tradicional. Trabaja sin prisa, pero sin pausa para alcanzar el éxito. Con solo 32 años, el barítono se inspira en célebres crooners de habla inglesa y española, como Frank Sinatra, Tony Bennet, Bing Crosby, Dean Martin, Luis Miguel y Michael Bublé, entre otros.

El joven artista comenzó con la música tocando temas de rock. Tenía una banda con unos amigos y lograron varias presentaciones en vivo. Por aquel entonces, Ramiro tocaba la batería, luego el bajo y descubrió su pasión por el canto.

Como muchos jóvenes, Tejada se inició en la música durante el albor de su adolescencia, cuando cursaba la secundaria en la Escuela Técnica N° 3 Gral. Manuel Belgrano. “Con unos compañeros amamos una banda de punk rock. Tenía unos 15 o 16 años. Empecé tocando la batería. Luego opté por el bajo. Hasta que los chicos me sugirieron: ¿por qué no te pones a cantar? Ahí me di cuenta que lo mío era esto”, aseguró.

Con el diploma de egresado secundario bajo el brazo, Ramiro, que era un ferviente consumidor de música internacional, decidió formarse y educar la voz en un centro cultural estatal denominado Plataforma o Sala Lavardén, donde empezó a tomarle el gustito al canto, pero sin definir un estilo propio.

Un par de años después, mientras estudiaba inglés en un centro binacional de intercambio en su terruño, Tejada entabló amistad con Devon, una joven estadounidense amante del jazz. “Apenas comencé a escuchar el ritmo, por sugerencia de ella, me impactó. Me di cuenta que mi voz pegaba con ese estilo”, afirma el crooner.

Su debut profesional tuvo lugar en el renombrado restó bar “Augustus”, sito en una emblemática esquina rosarina. “Pese a los nervios, el show de jazz tuvo muy buena repercusión. A partir de allí, me fui metiendo en el ambiente local, marcando un estilo”, puntualiza el artista que fue realizando diversas presentaciones en restaurantes, bares, teatros y eventos privados.

Ramiro Tejada logra lanzar su primer material discográfico independiente en 2017, con el título de “Por fin en mi vida” y contenía temas de jazz, swing, bossa nova y chachachá. Se trató de una apuesta como intérprete, pero con canciones versionadas a su manera.

Hace 3 años comenzó a presentarse en sitios de CABA, como Paseo La Plaza, The Cavern, Terraza Teatro-Bar y Garbo restaurante, entre muchos otros. En dicho territorio, el cantante llevó su voz también a eventos privados, teatros y hoteles, como el Alvear Palace. Asimismo, lo hizo en reductos de la ciudad de La Plata.

En plena pandemia, Tejada se dio el gusto de cantar junto a una decena de artistas en Fort Lauderdale, un evento organizado por el pianista y showman Chris Auture, vía streaming. Para su sorpresa, por Instagram, recibió la aprobación de Alan Paul, uno de los cuatro integrantes de The Manhattan Transfer, mítico grupo vocal estadounidense de jazz. Como si fuera poco, sus versiones llegaron a oídos de oyentes de radios de Estados Unidos y Australia, también por streaming.

Actualmente sigo trabajando en el estudio de grabación y sacando nuevas canciones y a la par, preparo nuevas presentaciones en vivo en Buenos Aires”, comentó.

Con mucho sacrificio, sin perder el eje y enfocado en la meta que se ha propuesto, el crooner criollo trabaja para conquistar el éxito, sin prisa, pero sin pausa. “Me gustaría ser el Michael Bublé argentino”, concluye Ramiro Tejada.