A partir del 22 de julio hasta el 6 de agosto, se podrá recorrer de forma presencial los jueves y viernes de 17:00 hs. a 20:00 hs. por orden de llegada, entrada gratuita, con capacidad limitada y con protocolos sanitarios vigente.

Las obras que conforman la muestra son «Las pisadas de nuestros pasos», de Emilien Buffard; «Teorema de los balbuceos», dirigida por Mauro Guzmán; «Hechuras espesas» de Aimé Fehleisen y material de la Cátedra Posporno de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Información sobre las obras y artistas

Las pisadas de nuestros pasos, de Emilien Buffard, un fotógrafo, escritor y traductor francés radicado en Rosario, Argentina. Son collages florales y temporales, archivos familiares y contemporáneos, para interrogar el tiempo, el espacio, las emociones y la huella que dejamos en la memoria.

Retratos en papel con bordes cincelados, emociones en rostros que el tiempo aún no había dañado, paisajes en los que varias generaciones han convivido codo con codo, sin llegar a cruzarse de alguna forma. Estos paisajes en blanco y negro en los que yo también me crie, en color. Desde el mismo lugar, ¿se escribe el mismo relato? El de los sentimientos, del vivir, del sentir. Si las campanas de la iglesia y los relojes siguen sonando el tiempo, también cuentan la efimeridad de nuestros pasos.

Representar el cuerpo en sus sentimientos es una tarea difícil. La sensación de un beso que a uno le gustaba dar en una mejilla ahuecada por las arrugas desvanece el recuerdo de la piel lisa de un retrato de juventud. En cierto modo, el cuerpo brota bajo el rocío del amanecer y florece, luego se marchita cuando los últimos rayos del sol se esconden en la noche. ¿Es lo mismo para el recuerdo? ¿Puede morir el recuerdo, o el recuerdo subsiste?

La flor es una poderosa matriz que produce aire y fruta. Es la vida. Acompaña nuestras bodas, bautismos, comidas de domingo y duelos. Empapela las paredes de las casas de nuestros antepasados. Simboliza el amor en toda su belleza y fragilidad. Preservada, la flor encarna poéticamente la memoria.

Teorema de los balbuceos, es una obra que se instala en la liminalidad que existe entre la performance o arte de acción y el teatro. Con dirección de Mauro Guzmán, participan las y los Performers Germán Gentile, Aimé Irupé Fehleisen y Mauro Chine. La producción ejecutiva está a cargo de Sandra Majic, Aimé Irupé Fehleisen y Mauro Guzmán. Los ensayos abiertos se retomarán a partir del jueves 29 de julio en adelante, los días jueves a las 18:00 hs. con colaboración de manera gorra virtual.

Esta pieza de naturaleza híbrida, fue construida a partir de un archivo de imágenes abordado desde un entrenamiento físico que sostiene a las imágenes como disparadoras de la improvisación y la dramaturgia.

Los cuerpos están sometidos a reglas conceptuales y compositivas que incluso pueden proceder de otros lenguajes no escénicos, como el digital, que los contienen y a su vez redefinen el modo de estar en escena. Son cuerpos en una constante transformación.

La puesta en escena es un proceso dinámico de creación de espacialidades transitorias donde confluyen en el mismo horizonte la forma mutante con el gesto efímero.

Los ensayos abiertos se proponen como una posibilidad de experimentación escénica que se aproximará a manera de diferentes estadios a la puesta de la obra no necesariamente definitiva.

Hechuras espesas, de Aimé Irupé Fehleisen es una performance/instalación que tiene lugar los días viernes a las 19:00 hs. Con modalidad de gorra virtual. Contiene imágenes que pueden afectar la sensibilidad de algunas personas.

Tapados símil piel, alambre tejido hexagonal, cable de acero, zapatos de tacón negros, lona negra de alta densidad, bolso de cuero marrón.

En mi producción opero desde la teatralidad y la performatividad, teniendo como soporte el cuerpo y la realización de objetos performables a partir de vestuarios y utensilios de uso cotidiano.

En las prácticas escénicas la respiración marca el tiempo y la mirada el espacio. En esta pieza, la asfixia es el tiempo y el encierro es el espacio. Ambas dimensiones se expanden a través de los movimientos que realizo desnuda bajo un cobijo confeccionado con tapados símil piel. Mi piel se fusiona con la sintética gestando una giganta que no le teme a la intemperie. Su búsqueda de eximición es impedida por el loop de sus acciones.

En una sociedad capitalista donde la industria de la salud y de la moda colaboran permanentemente en las formas de domesticación, las acciones de este cuerpo -que no entra en ningún talle único- intentan habilitar la fantasía de una avalancha monstruosa.

Cátedra posporno, son los trabajos de obra de la tercera cohorte, de la Escuela de Bellas Artes, UNR. Participan las y los artistas Romina Pogliani, Candela Fernández, Elizabeth Pérez, Costanza Bosch, Lourdes Tomaghelli, María Sol Giovanini, Paloma Siemens. Los profesores son Javier Gasparri, Mauro Guzmán, Didac Terre, Natalia Cocciarini, Aimé Fehleisen, Sidny Liamgot.

A fines de 2017, desde el Programa Universitario de Diversidad Sexual de la UNR se comenzó a gestionar la posibilidad de organizar un curso sobre Posporno en el marco de la carrera de Bellas Artes. La propuesta fue recibida con gran entusiasmo por parte de la dirección de la carrera, y luego de varios meses de trabajo (organización de la cátedra, perfil y objetivos del curso, elaboración del programa) se inauguraron sus clases como Materia Optativa en el año académico 2018.

El posporno, hoy, reviste de un interés y una potencia indudable como dispositivo de acción en tanto participa de las diferentes manifestaciones que elaboran perspectivas críticas de disidencia y subversión respecto de las formas sexo-genéricas normalizadoras (de los deseos, los cuerpos, las prácticas, las identidades, las experiencias, las pedagogías, etc.), y que el porno convencional o mainstream propicia desde su matriz cisheteropatriarcal.

Pero además de su filo político a propósito de lo sexo-genérico, el posporno plantea una política que interviene en el estado del arte, pues otro punto diferencial de las prácticas que se definen como posporno radica en una lógica autogestiva empoderada que busca desmarcarse de la industria pornográfica tradicional, y sus producciones dan en el blanco de los debates actuales en torno a los límites de las artes, mediante un laboratorio de registros, soportes, representaciones, formas, que problematizan la tradición moderna de categorías canónicas como obra (acabada) y estética, entre otras.

Centro de Expresiones Contemporáneas (CEC) – Paseo de la artes 310

Roberto Echen, curador de artes visuales del CEC y director artístico del Museo Castagnino + Macro, comentó: «Afortunadamente el arte, sobre todo las artes visuales, tiene una multiplicidad y una pluralidad que habilita trabajar remotamente, con producciones que se pueden experienciar virtualmente. De todo modos hay una cantidad de manifestaciones que requieren una presencialidad, requieren lo físico y requieren incluso las relaciones entre los cuerpos, tanto de quienes realizan las acciones como quienes van a experienciarlas, entonces es absolutamente necesaria esa presencialidad y afortunadamente podemos retomarla, sobre todo en un espacio como el CEC que trabaja con experimentaciones contemporáneas que involucran no sólo el cuerpo sino el espacio físico en general como las instalaciones«.